ombus gay

ombus gay

viernes, 11 de octubre de 2013

Soldado mata a travesti en hotel

Soldado mata a travesti en hotel; creyó que era mujer

El homicidio lo cometió la madrugada del 6 de septiembre de 2012, pero hasta hace poco la Procuraduría capitalina confirmó sus sospechas contra el subteniente
Foto: Archivo
Notas Relacionadas
Arturo Ortíz Mayén
08 de octubre 2013
19:10

Foto. Archivo
Luego de asesinar a un travesti dentro de la habitación de un hotel, el subteniente de la Fuerza Aérea, Cristian Rodríguez, abordó un taxi y se dirigió al Campo Militar número 1 para estar presente en el pase de lista a las 7:00 de la mañana.
El soldado, quien se desempeñaba como abastecedor de material aéreo, continuó con sus actividades normales e incluso, durante tres meses usó el celular de su víctima, hasta que se lo vendió a un conocido en Acolman, estado de México.
El homicidio lo cometió la madrugada del 6 de septiembre de 2012, pero hasta hace poco la Procuraduría capitalina confirmó sus sospechas contra el subteniente, quien les fue entregado el pasado 2 de octubre por personal de la Policía Militar de la Sedena.
Al rendir su declaración Cristian Rodríguez, de 20 años, admitió su responsabilidad en la muerte de Cistóforo F., de 40 años, quien fue encontrado estrangulado en el hotel “Bahía”, ubicado en la calle Mar de Irlanda número 2, colonia Anáhuac.
CREÍA QUE ERA MUJER
Según la declaración del militar, el 5 de septiembre acudió en compañía de uno de sus compañeros apodado El Topo al bar “Las Adelitas”, ubicado en la esquina de Ingenieros Zapadores, en Naucalpan.
Ahí su amigo le presentó a un a mujer de aproximadamente 30 años que le indicó era su novia. Tras beber, se dirigieron hacia el hotel.
Según el soldado, antes de entrar, su amigo le habló al oído a la mujer y posteriormente los dejó solos.
En la habitación se besaron hasta que su acompañante le pidió un momento para ir al baño. Según el militar, debido a que había bebido mucho se quedó semidormido. Lo despertó la sensación de un pene en sus piernas. Al darse cuenta que se trataba de su acompañante, que él creía mujer, comenzaron a pelear; le pegó con una silla y después le aplicó la llave china. Posteriormente, tomó una sábana para asfixiarlo.
En la investigación se detectó que del teléfono de la víctima se habían hecho varias llamadas. Lo que llamó la atención de los agentes es que esas comunicaciones salieran del campo militar número 1, por lo que se solicitó a la Sedena la entrega del presunto responsable.