ombus gay

ombus gay

miércoles, 20 de abril de 2011

CRÍMENES DE ODIO POR HOMOFOBIA

Crímenes de odio por homofobia
Por : Enrique Adar Guadarrama Zea
Entendemos como crímenes de odio a aquellos en los que una persona ataca a otra, y a la cual elige como víctima en función de su pertenencia a un determinado grupo social, según su edad, raza, género, identidad de género, religión, etnia, nacionalidad, afiliación política, discapacidad u orientación sexual. Un delito de odio es una conducta violenta motivada por prejuicios y puede entenderse como una forma de violencia dirigida a personas que pertenecen a un grupo específico, ya sea social, racial o étnico o que tengan una tendencia sexual o religiosa catalogada como diferente.

La manera en que los prejuicios son establecidos depende del contexto social y de los estereotipos que la misma sociedad ha ido creando. Tales prejuicios y en general la violencia que generan, tienen como causa la necesidad de marcar diferencias por el miedo de perder algunos privilegios o prerrogativas, por continuar con la hegemonía, estos actos se han convertido en una forma de violencia y discriminación. En este sentido miles de activistas han presionado a los Estados, preocupados por la situación existente antes mencionada, para que se creen leyes contra la discriminación y, en concreto, estatutos contra los crímenes de odio con el fin de brindar protección especial a las personas y los grupos que se ven afectados por estas prácticas violentas, estos crímenes son una  realidad tan concreta como la situación de las mujeres asesinadas en ciudad Juárez[1] y en todo el país, tan reales y evidentes como la homofobia, la lesbofobia, la transfobia, la misoginia, el machismo, el heterosexismo y el patriarcado que dan lugar a la violencia y al asesinato cobarde.

Podemos decir que la conducta violenta o los delitos de odio varían dependiendo del contexto y de los prejuicios que tenga una sociedad específica, pero que de igual manera está presente en todas las sociedades del mundo, para lo cual se han ido creando medios para solucionar ésta situación, sin embargo, en la ejecución de estos delitos tiene mucho que ver las persecuciones médicas, religiosas y policiales que influyen en el ánimo de la comunidad.

Un prejuicio marcado en las autoridades lo vemos en la siguiente declaración “Ante la ola de asesinatos contra hombres gay suscitada en los últimos meses en la ciudad de México, con patrones similares de ejecución, llaman la atención las declaraciones del fiscal de homicidios de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, Joel Alfredo Díaz, quien afirma que se trata de crímenes pasionales, “es una cuestión de pareja” dice, y niega tajantemente que se trate de crímenes motivados por odio homofóbico”[2]

Desde la sociedad civil, diversas organizaciones como Letra S y la Comisión Ciudadana Contra Crímenes de Odio por Homofobia(CCCCOH)[3], han insistido en la tipificación de los crímenes de odio con la finalidad de que las autoridades del ministerio público no descarten a la homofobia como un móvil de asesinos de disidentes sexuales, creemos que mientras no se tipifique este tipo de conductas continuaremos con declaraciones desafortunadas y prejuiciadas por parte de las autoridades quienes califican cualquier homicidio de algún disidente sexual como crímenes pasionales, aun cuando las víctimas son ultimadas con lujo de saña y violencia extrema.

Existen similitudes con los casos perpetrados por el multihomicida Raúl Osiel Marroquín, alias El Sádico[4], que en 2006 asesinó y secuestrador confeso de cuando menos, seis jóvenes en el Distrito Federal, porque según justifico en su declaración que los homosexuales afectan a la sociedad:

“Le hice un bien a la sociedad, pues esa gente hace que se malee la infancia. Me deshice de homosexuales que, de alguna manera, afectan a la sociedad. Digo, se sube uno al Metro y se van besuqueando, voy por la calle y me chiflan, me hablan”.

El Distrito Federal se convirtió en la primera entidad federativa[5] en donde están tipificados los crímenes de odio, luego de que la Asamblea Legislativa votara hoy de manera unánime el proyecto de reforma del artículo 138 del Código Penal con el que se suma como agravante de homicidio el odio. En el último día del periodo extraordinario de la ALDF, la iniciativa presentada en 2007 y recién dictaminada por las comisiones unidas de Administración y Procuración de Justicia y de Atención a Grupos Vulnerables, dio luz verde con 39 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones.

El dictamen añade al artículo 138 que el homicidio y las lesiones son calificadas cuando se cometan “por odio” y detalla que existe odio cuando “el agente lo comete por la condición social o económica: vinculación, pertenencia o relación con un grupo social definido; grupo étnico o social; nacionalidad o lugar de origen; el color o cualquier otra característica genética; lengua; género; religión; edad; opiniones; discapacidad; condiciones de salud; apariencia física; orientación sexual; identidad de género; estado civil, ocupación o actividad de la víctima.[6]

Por su parte la CNDH presento su Informe Especial Sobre Violaciones a los Derechos Humanos y Delitos Cometidos por Homofobia[7], este informe se elaboró con información contenida en 696 expedientes de queja tramitados en la CNDH, en los organismos públicos de protección(OPDH) de los derechos humanos del país y en el consejo Nacional para Prevenir la Discriminación y averiguaciones previas iniciadas en 17 procuradurías generales de justicia estatales, durante el periodo comprendido entre el 1 de enero de 1998 al 31 de diciembre de 2008, los principales hechos violatorios y delitos denunciados son: discriminación  por orientación sexual y/o identidad o expresión de género, ejercicio indebido de la función pública, detención arbitraria, maltrato, incitación a la violencia, injerencia arbitraria y ataques en la vida privada, negligencia e injerencia arbitrarias en el derecho al trabajo, negación del servicio mercantil, robo, difamación, falsedad ante autoridades, entre otros.


HECHOS VIOLATORIOS Y DELITOS POR HOMOFOBIA[8]

CNDH
No.
OPDH
No.
CONAPRED
No.
PGJ
No.
Discriminación
11
Discriminación
126
Discriminación
73
Homicidio
162
Ejercicio indebido de la función pública
12
Ejercicio indebido de la función pública
119
Incitación a la violencia, provocación a crímenes de odio por homofobia
16
Lesiones
30
Negativa o inadecuada prestación del servicio público de educación
3
Detención arbitraria
64
Negativa o inadecuada prestación de servicio público en materia de educación
12
Discriminación
3
Detención arbitraria
2
Negativa o inadecuada prestación de atención médica
24
Injerencia arbitraria y a taque en la vida privada
11
Delitos sexuales
3
Negativa o inadecuada prestación de atención médica
2
Otras violaciones
6
Negligencia o injerencia arbitraria en el derecho al trabajo
6
Otros delitos
11
TOTAL
30

339

118

209





[1] Nuestra solidaridad y apoyo esta con las cientos de víctimas de ciudad Juárez, no existen expresiones de repudio, indignación y condena suficientes, aunado a los nulos resultados en la investigación por parte de las autoridades locales y federales, a los que se les exige de manera inmediata justicia.
[2] Sección Editorial, Letra S., suplemento mensual de La Jornada, número 154, mayo de 2009, página 2.
[3] La CCCCOH lleva contabilizados 131 asesinatos por odio homofóbico en el D.F. de 1995 a 2007, sección Editorial, Letra S., suplemento mensual de La Jornada, número 154, mayo de 2009, página 2.
[4] Capturan a autor de crímenes de odio, artículo de Fernando Mino, Suplemento Letra S, No.115, febrero 2006, página 3, periódico La Jornada, México.
[5] Aprobada por unanimidad en la ALDF, Crímenes de odio serán tipificados como delito, articulo de Luis Velázquez, Alejandro Moreno y Georgina Pineda en Milenio diario 21 de agosto de 2009, sección ciudad, México.
[6] Código Penal para el D.F., art. 138, reforma publicada en la Gaceta Oficial del  Distrito Federal el 10/09/09, página 35, en Agenda Penal del D.F. 2010, editorial  ISEF, vigésimo sexta edición, enero de 2010.
[7] La Jornada, Suplemento Letra S, No. 168, página 10,  julio de 2010.
[8] http://www.cndh.org.mx/lacndh/informes/espec/INFORME-HOMOFOBIAFINAL_2.pdf

No hay comentarios: